top of page
  • Foto del escritorRubén Magro

Cómo conservar el pescado y el marisco de forma óptima

El pescado y el marisco son productos, muy demandados, pero, a su vez, también, muy perecederos, por lo que es fundamental conservarlos de forma adecuada para garantizar su calidad y seguridad alimentaria, para ello, las cámaras frigoríficas pueden ser tu gran aliado


 

Perecibilidad del pescado y el marisco


La perecibilidad es la capacidad de un alimento para deteriorarse con el tiempo y, el pescado y el marisco son dos de los alimentos que menos tardan en comenzar su proceso de descomposición. Este proceso puede provocar cambios en el color, el olor, el sabor y la textura de los alimentos, afectando no solo a su calidad sino también a su seguridad alimentaria.


Factores que influyen en la conservación del pescado y el marisco


La vida comercial del pescado y el marisco depende de una serie de factores, entre los que destacan:


  • Especie: Las especies de pescado y marisco con un alto contenido en grasa se estropean antes que las de menor contenido graso. Esto se debe a que la grasa es un nutriente ideal para el crecimiento de los microorganismos.

  • Tamaño: Los peces pequeños se estropean antes que los grandes. Esto se debe a que las bacterias se propagan más rápidamente en superficies pequeñas.

  • Método de captura: El pescado capturado con redes se estropea antes que el pescado capturado con anzuelos. Esto se debe a que el pescado capturado con redes se expone a más oxígeno, lo que favorece el crecimiento de las bacterias.

  • Manipulación: Una manipulación inadecuada, por ejemplo con manos o instrumentos sucios, puede acelerar el proceso de descomposición.

Temperatura de conservación

La temperatura de conservación es uno de los factores más importantes para garantizar la calidad del pescado y el marisco. La temperatura óptima de conservación es de entre 0 y 4 °C, ya que a esta temperatura, el crecimiento de los microorganismos se ralentiza, lo que permite conservar el pescado y el marisco durante más tiempo.


Aunque se puede consumir el pescado fresco, siempre se recomienda su congelación, dado que va a alargar la vida útil del alimento y va a reducir la probabilidad de que este contenga otros organismos que puedan afectar a la salud del consumidor, como el anisakis.


El pescado y el marisco se congelan a temperaturas inferiores a -18 °C. A esta temperatura, las bacterias se inactivan, lo que permite conservar el pescado y el marisco en perfectas condiciones durante mucho más tiempo.


Otros métodos de conservación

Además de la refrigeración y el congelamiento, existen otros métodos de conservación para el pescado y el marisco, como el secado, el ahumado o la salazón.


Consejos para conservar el pescado y el marisco

Para conservar el pescado y el marisco de forma óptima, es importante seguir los siguientes consejos:

  • Comprar el pescado y el marisco lo más fresco posible.

  • Consumir el pescado y el marisco antes de la fecha de caducidad y conservar el pescado y el marisco en frío lo antes posible.

  • Evitar la exposición al aire y la luz.

  • Evitar la manipulación excesiva.

  • Congelar el pescado y el marisco lo antes posible después de la compra.

  • Descongelar el pescado y el marisco en el frigorífico.


La conservación adecuada del pescado y el marisco es fundamental para garantizar su calidad y seguridad alimentaria. Siguiendo los consejos mencionados en este artículo, podrás conservar el pescado y el marisco en perfectas condiciones durante más tiempo. Recuerda que tu mejor aliado para la conservación de tu mercancía siempre será una cámara frigorífica capaz de adaptarse a las necesidades de tu negocio.




8 visualizaciones0 comentarios

Comments


monkfri encabezado opt.jpg
INSTALACIONES FRIGORÍFICAS
bottom of page