top of page
  • Foto del escritorRubén Magro

Mejora la eficiencia energética de tu cámara en verano

Con la llegada del verano también empieza la temporada alta para muchos locales y restaurantes, lo que implica un mayor consumo y un aumento sustancial del gasto energético, sobre todo si añadimos el aumento por las temperaturas. Para mantenerlo a raya es imprescindible controlar la eficiencia energética de nuestra cámara frigorífica. Para ello, aquí te dejamos algunas recomendaciones.


 

¿Cómo mejorar la eficiencia energética de tu cámara en verano?

Con el aumento de materias a conservar, el mayor ajetreo y la subida de las temperaturas puede llegar a ser un desafío mantener la eficiencia energética de tu cámara frigorífica. Por eso, es necesario encontrar formas de optimizar el consumo de energía y minimizar los costos.


 

Aislamiento térmico adecuado.

Antes de comenzar la temporada de verano debes asegurarte que tu cámara cuenta con un aislamiento adecuado. Dado que este es clave para mantener una temperatura constante dentro de la cámara. Para conseguir esto, debes fijarte en que las puertas estén selladas correctamente y que no haya fugas de aire.


Además, comprueba que las paredes y el techo estén bien aislados para evitar la transferencia de calor no deseado desde el exterior, cuando la cámara se encuentre cerrada.

Disminución de la diferencia térmica

En verano, al aumentar la temperatura exterior, es normal que se produzca un contraste más notable entre el interior y el exterior de la cámara. Para evitar que este pueda afectar a la temperatura del interior, nuestra principal recomendación es evitar las aperturas de puertas innecesarias, dado que estas provocan cambios bruscos de temperatura en el interior que demandan un mayor esfuerzo a los equipos de frío.


Al salir, asegúrate de que la puerta queda bien cerrada. Si el tránsito por esa cámara es alto y no se puede disminuir la frecuencia de apertura, otra opción es la utilización de cortinas de lamas. Su instalación en la puerta dificultará el intercambio térmico entre el exterior y el interior de la cámara.


Mantenimiento del equipo

Una vez hemos reducido lo más posible la diferencia térmica, es necesario realizar un buen mantenimiento de tu cámara frigorífica, mantén la batería del condensador, limpiar y desescarcha de manera frecuente tu evaporador, de tal manera que no demandemos al equipo un esfuerzo extra que pueda conllevar con la pérdida de vida útil de equipo o averías imprevistas en plena época alta.


Asegúrate además de que tu cámara frigorífica cuenta con un buen sistema de ventilación y que este se encuentra en óptimas condiciones. Realizar un mantenimiento regular para evitar la acumulación de polvo y suciedad en los componentes de ventilación nos ayudará a mejorar la eficiencia energética de nuestra cámara frigorífica.


Optimiza el uso de la iluminación

Aunque esta medida no es específica para verano, sí que puede suponer una diferencia en tu factura, también durante este periodo. Reemplazar las luces tradicionales por luces LED de bajo consumo e instalar sensores de movimiento te ayudarán a evitar el consumo innecesario de energía y prolongarás la vida útil de tu iluminación


De esta manera facilitaremos no solo un mejor funcionamiento del equipo. También evitaremos que este haga un sobreesfuerzo al mantener una temperatura razonable de la zona exterior a la cámara frigorífica.


¿Será ahora el momento de poner a punto tu instalación frigorífica? Si necesitas asesoramiento puedes ponerte en contacto con nosotros.





14 visualizaciones0 comentarios

Comments


monkfri encabezado opt.jpg
INSTALACIONES FRIGORÍFICAS
bottom of page